La falta de comunicación por correo electrónico es demasiado fácil

Malinterpretamos, filtramos o cambiamos entre el 70% y el 90% de lo que oímos de plastic tubes. Comunicar mensajes con claridad, y en un formato que el receptor entienda, es difícil. Es fácil comunicar mal. Si se vigila qué palabras se eligen, el mensaje se comunicará con mayor claridad.

Causa

¿Por qué se produce toda esta confusión? Una de las muchas razones es que las personas sufren una sobrecarga de información. Simplemente no pueden procesar todo lo que reciben por correo electrónico, ni tampoco quieren hacerlo.

Por mucho que te guste, los destinatarios de tus mensajes de correo electrónico no prestan toda su atención a cada mensaje que reciben de ti. En realidad, la gente lee el correo electrónico con rapidez, realiza otras tareas mientras lo lee (como hablar por teléfono) e ignora los mensajes por completo.

Incluso en las mejores condiciones, es fácil que la información que envíes se distorsione. No conviene complicar las cosas enviando mensajes de correo electrónico cargados de términos técnicos o jerga específica del sector que obliguen al lector a descifrar el lenguaje antes de poder siquiera empezar a utilizar los datos.

Ejemplo

Este es un ejemplo de lo fácil que es comunicarse mal. Incluso cuando las personas dicen exactamente lo mismo, pueden decirlo de tal manera que no se entienden. ¿Has hecho esto alguna vez?

Instrucciones:

Los siguientes son refranes conocidos que has escuchado muchas veces. Sin embargo, la redacción de este ejemplo es diferente. ¿Puedes reformular estas afirmaciones utilizando un lenguaje más familiar?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.